A causa del cierre al público de locales, producido a raíz del Estado de Alarma por el Covid-19 y la paulatina desescalada, muchos son los restaurantes que se han visto obligados a adoptar en su modelo de negocio el reparto a domicilio. Para ello, hay ciertos factores a tener en cuenta:

 –   Es obligatorio comunicar a Hacienda el inicio de esta nueva actividad

–   Seguir las normas de higiene

–   El cajón, bolsa, mochila o funda debe estar adaptado al tipo de producto que vende el negocio

Se debe tener en cuenta el tiempo máximo que aguanta el producto para que los estándares de temperatura, textura y presentación continúen cumpliendo las expectativas.

En cuanto a los seguros, hay algunos que habría que tener en cuenta para ello:

Seguros para negocios con reparto a domicilio: Además de contar ya con un Seguro de Responsabilidad Civil, y con el seguro obligatorio para vehículos; es aconsejable asegurar a los trabajadores que circulen en moto. Desgraciadamente, las probabilidades de siniestro son bastante altas para alguien que circula en moto por ciudad durante horas. 

Seguros para repartidores: Un repartidor como trabajador autónomo, necesitas un seguro para protegerse frente a las reclamaciones de responsabilidad civil que puedas recibir de terceros como consecuencia de los perjuicios que puedan causar en el desarrollo de su actividad profesional, como por ejemplo, fallos en direcciones de entrega.

Para ello es importante informarse sobre seguros de responsabilidad civil general, que ofrecen garantías como las indemnizaciones por responsabilidad civil de explotación (daños originados en el desarrollo de la actividad profesional) y RC daños a bienes a terceros, además de defensas jurídicas frente a las mismas.

 Nuestra mejor sugerencia es que, si tienes pensado añadir esta opción a tu modelo de negocio, contactes con tu mediador de seguros y resolverá todas tus dudas.