Entrevista a Juana Maria Perpinyà, mediadora colegiada

Según tu experiencia como mediadora de seguros, ¿cuáles son las principales ventajas para el cliente de usar vuestros servicios frente a otros canales de contratación?

En primer lugar, la profesionalidad. El mediador de seguros es un experto del sector asegurador, que se forma y actualiza constantemente, y que ofrece un servicio de asesoramiento a medida. Muchas veces olvidamos que los seguros son productos bastante complejos y el trabajo del mediador es clave para encontrar el que mejor se ajuste a las necesidades de cada persona. Por otro lado, la gestión post-venta; el mediador se va a encargar siempre de tramitar los seguros en el caso que una persona tenga que usarlos, facilitando muchísimo todo el proceso y evitando el estrés y el tiempo que muchas veces implican estas formalidades. Además, es un servicio que no tiene ningún coste añadido para el cliente.

¿Cuál es la parte más satisfactoria de ser mediadora de seguros?

Según mi experiencia, cuando ocurre un siniestro y la situación culmina favorablemente para el asegurado. 

¿Qué anécdotas o situación recuerdas que represente claramente la cercanía en el servicio post venta de un mediador?

Recuerdo una ocasión en que se produjo un incendio en una vivienda muy próxima a nuestro despacho. Al ver pasar a los bomberos, me personé para informarme de lo ocurrido y cuál fue mi sorpresa al descubrir que se trataba de una persona que tenía su hogar asegurado en nuestra correduría. Pude hablar directamente con los bomberos y vecinos in situ e informar rápidamente a nuestro asegurado, que justo en ese momento se encontraba de viaje. Se sintió muy protegido y tranquilo al saber que nos estábamos encargando de todo desde el primer minuto.

Como mediadora colegiada, ¿qué es lo que más valoras de formar parte de un colegio profesional?

La formación, los servicios extra como asesoría y, sobre todo, poder interactuar con profesionales con la misma casuística que la mía. Compartir puntos de vista e informaciones siempre es positivo para seguir aprendiendo y ofrecer un mejor servicio.